Hoy nos enorgullecemos en compartir con ustedes una mirada histórica y romántica de nuestro Quintero. Bellas memorias plasmadas en este texto por la Señora María Gabriela Ciuffardi Pace, perteneciente a una familia ligada fuertemente a nuestra comuna.”Quintero: una historia de amor en verano” – Parte 1.Los inicios de la familia Ciuffardi como veraneantes en el maravilloso y amado “Balneario de Quintero” – por Maria Gabriela Ciuffardi Pace.Corría el año 1916 y un tío bisabuelo del personaje que me narró esta historia, don Domingo Ciuffardi, decidió regalar a su sobrina y ahijada regalona, doña Amelia Concepción de los Ángeles Galletti Codelia, casada con don Héctor Gabriel Ciuffardi, una casa de veraneo, para que fuera armada y edificada en el entonces casi desconocido y exclusivo balneario de Quintero, fundado por don Alonso de Quintero y hecho famoso por el corsario Francis Drake.¿Porque dice que la casa debía ser montada?Es porque en esos tiempos se trajeron las vigas de pino oregón de EE.UU., los pisos, las ventanas, y otras partes de ella desde Europa por barco, lo mismo que los muebles y vajilla. Primero se armó completamente en Quillota y luego sus partes se trasladaron a Quintero en mulas y carreta; para poder traspasar uno de los afluentes del río Aconcagua, actual puente las gaviotas, en esos días se cruzaba en balsa (por el chivato, su hijo Gastón Muñoz aún vive en Concón), ya que no había otro medio para llegar a Quintero.Esta casa se construyó en el terreno que hoy corresponde a calle Alonso de Quintero 509, esquina Gral. Baquedano y se terminó de construir por el año 1919, desde esa época ha pertenecido a la familia Ciuffardi, (1º a la Sra. Amelia Galletti de Ciuffardi, después paso a don Gerardo Ciuffardi g. su hijo, y hoy a su nuera la Sra. Tita vda. de Ciuffardi, quien vive en ella, con su yerno Jorge Rojas y su hija Mª Gabriela, quien está narrando la historia).La familia Ciuffardi Galletti, con el tiempo a su vez fue trayendo a otros familiares y amigos para descansar o veranear a su casa de Quintero, y algunos de ellos también se entusiasmaron y construyeron sus casas, como la familia Pellegrinni Galletti, Bozzolo Ognio, los Fernández Sanfuentes (familiares directos de Sta. Teresita de los Andes (Juanita Fernández)), su primo el padre Jaime Fernández Sanfuentes que fue rector del seminario san Rafael de Valparaíso, rector del seminario mayor de Lo Vásquez y hoy monseñor en el Obispado de Valparaíso, pasó todas sus vacaciones y sus estudios sacerdotales en esta casa; así como nuestro juez don Francisco Sanfuentes Gaztelu cuyos parientes son nada más y nada menos que los dueños de la bella y no menos romántica puntilla Sanfuentes, también la familia Lores Mariño, Hill Codelia, Maldonado Alarcón, Arrate Ramírez, Frugone Schäffer, Peebles Llorente, Codelia Wite, Peigueguy Frugone, Peigueguy Pinochet (doña Graciela Pinochet de Peigueguy, madre de don Martín Peigueguy artista contemporáneo de Quintero, quien hacia obras de arte con la punta de las albacora, era la dueña de la residencial Quillota ubicada en Alonso de Quintero frente al Hotel California y que se distingue por sus dos cúpulas), Sagués Herman, Severín Huidobro (quien donó la biblioteca Severin a Valparaíso), Zegers Davarrete , Petit, Campodonico, Espinosa Simonetti, Simonetti Ciuffardi, Simonetti Valenzuela, Bertelsen Repetto, Skewes Uren, Yávar Pérez Cotapo, Ciuffardi Besnier, Costa Lyon, Ducaud, Struzzi, Anwin , Troncoso, Donatienne Masson, Cunco Donatienne, Monteverde Giannini, Pruzzo Bozzolo, Agostini pace, Magnani Sanfuentes, Graf Marin, Rehhof Fernández, Muxica Berbé, Callejas Müller, Undurraga Stüven, Favre Besnier, Fraumeni Tuccillo, Darrouy Roberts, Peragallo Ciuffardi, Ciuffardi Costa, Letelier Ruiz, Pizarro Perroni, Costoya Grau, Cousiñanni Ciuffardi, Opazo Valdivieso, Costa Cousiñanni, Bercheli (quienes fueron después los dueños del Hotel Yachting Club ubicado hoy en Alonso de Quintero con Vicuña Mackenna) , don Otto Kreff (cuya casa desgraciadamente fue derribada hace pocos meses para dar paso a unos juegos en alonso de Quintero con Francia), Santiago Escutti Orrego (quien fuera un gran poeta y escritor y hoy el Liceo de hombres de Quillota en su honor lleva su nombre, uno de sus hijos aún vive en Quintero), los Henning, la familia Cousiño (que donó tierras y propiedades para el hospital de quintero y en cuyos terrenos se edificó ENAP, y tantas otras familias que ustedes verán en más de una de las fotos que adjuntaré a este trabajo).A su vez cada uno de los jóvenes hijos de estas familias, conoció o formó la suya propia a raíz de los paseos, ya sea en lancha como muestran las fotos, o a pie por las orillas de las playas de vida sana, Loncura y Ventana, o Ritoque, la cueva del pirata, y la Puntilla Sanfuentes, en cabalgatas a caballos, bailes de gala y disfraces, o románticas puestas de sol, alegorías o fogatas donde se desarrollaban las dotes artísticas de los integrantes del grupo de familiares y amigos.*Pronto publicaremos la segunda parte de esta hermosa historia.

Categories:

Tags: